Google+

viernes, 29 de noviembre de 2013

5 deficiencias de vitaminas y minerales que pueden hacerte sentir mal

¿Te sientes fatigado o deprimido? ¿Sientes que no te calienta ni el sol? Tal vez no están ingiriendo la cantidad adecuada de estas vitaminas y minerales.

Hoy en día, un platillo promedio en un restaurante es 4 veces más abundante que en 1950, los adultos pesan 13 kilos más, pero aun así estamos sufriendo deficiencias de nutrientes, debido a la mala alimentación. La comida chatarra y los alimentos procesados nos están llenando de calorías vacías.

El problema es que la falta de algunas vitaminas y minerales causan daños de largo plazo a la salud de todo el cuerpo, pero también nos hacen sentir cansados o deprimidos durante el día a día.

1. Vitamina C

Los seres humanos no podemos sintetizar la vitamina C internamente. Necesitamos de cítricos, tomates, pimientos, kiwi y otros vegetales para que funcionen nuestros neurotransmisores, el metabolismo de las proteínas, nuestro sistema inmune, y para que haya funciones antioxidantes y biosintéticas correctas. Sin esta vitamina, sentimos fatiga, inflamación de las encías, dolor en las articulaciones y otros malestares.

2. Vitamina D

Esta vitamina regula el calcio en el cuerpo, se encarga de mantener los huesos fuertes y un correcto movimiento de los músculos; ayuda en las funciones inmunes y a reducir la inflamación. Se le encuentra en salmón, atún y otros peces grasosos. Además, nuestro cuerpo puede producirla cuando la piel se expone a la luz del sol. Su deficiencia, además de debilitar los huesos y músculos, se le ha relacionado con sueño y cansancio durante el día.

3. Hierro

Los síntomas de la deficiencia de hierro incluyen fatiga, debilidad, bajo rendimiento en la escuela y trabajo, mal desarrollo cognitivo y social durante la infancia, dificultad para mantener la temperatura corporal y malas funciones inmunes. De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, la deficiencia de hierro es el desorden nutricional número uno en el mundo.

4. Magnesio

El magnesio ayuda a regular más de 325 enzimas del cuerpo. Su falta puede ocasionar desde pérdida de apetito, náusea, vómitos, fatiga y debilidad hasta adormecimiento, contracciones musculares, ritmos anormales del corazón, ataques y espasmos. Se encuentra en legumbre, nueces vegetales y granos enteros, sin embargo, los cambios en la agricultura han provocado que, en este último siglo, los niveles de ingesta de magnesio se redujeran a la mitad.

5. Vitamina B12

Se estima que un 15% de la población general tiene deficiencia de esta vitamina. Sus síntomas incluyen anemia, fatiga, debilidad, constipación, pérdida de apetito y de peso, problemas neurológicos, temblor en las manos, dificultad para mantener el equilibrio, depresión, confusión, demencia y mala memoria. La vitamina B12 se encuentra en pescado, carne, pollo, huevos, lácteos y, para los vegetarianos, en cereales fortificados o algunos productos de la levadura.

Importante: algunos de estos nutrientes tienen límites, el abuso de suplementos puede provocar consecuencias adversas. Si crees que estás sufriendo deficiencia de un nutriente, consulta con un especialista antes de automedicarte con suplementos.

El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso. Recuerda siempre consultar con un especialista.

Fuente: ecoosfera





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Comparte!