miércoles, 26 de febrero de 2014

La mala conducta de Johnny Cash

El Hombre de Negro fue un personaje legendario. Su mala conducta y consumo de drogas alcanzó niveles suicidas durante los 50s y 60s. Culturizando les trae algunas de las anécdotas más curiosas de la vida de este gran artista.

Comenzando su carrera se hizo famoso por destruir habitaciones de hotel, en una ocasión pintó todas las paredes de su habitación de negro, en otra metió un burro en la habitación para que le hiciera compañía y en otra, muy famosa, el y la banda armaron una barra en el pasillo del hotel y se dedicaron a beber toda la noche allí.

En junio de 1965 el camión de Cash se incendió; el fuego se extendió hacia el Parque Nacional de Los Padres en California y arrasó con más de dos km2 de montañas. Cuando el juez le preguntó porque lo había hecho, Cash le contestó “Yo no lo hice, lo hizo mi camión y como está muerto no le podemos preguntar”. El fuego acabó con 49 de los 53 cóndores que se encontraban en la reserva, al respecto Cash dijo “No me importan sus malditos buitres”. Por esto Cash fue multado por 82.001 $, más o menos el equivalente a 600.000 $ actuales.

Aunque Cash cultivó una imagen muy romántica de forajido, nunca cumplió más de una noche seguida en la cárcel, sin embargo fueron varias las “únicas” noches preso.

En 1965, Cash fue atrapado cruzando la frontera de México, con un estuche de guitarra lleno de pastillas de prescripción, por esto se le dio una sentencia suspendida.

Más tarde ese año fue arrestado en Starkville, Mississippi, por traspasar una propiedad privada para robar flores.

En 1968 Cash entró en la cueva Nickajack en Tenesse, con la intensión de suicidarse, bajo el efecto de las drogas, Cash simplemente decidió que iba a caminar dentro de la cueva hasta perderse. Llegó un punto en que se desmayó del cansancio, al despertar tuvo una epifanía en la que debía reencontrarse con Dios, a rastras logró salir de la cueva y decidió darle un cambio a su vida.

Cash se mantuvo más o menos limpio de drogas hasta 1983, año en el que decidió pelear con una avestruz que tenía en su granja. El ave lo mandó al hospital y lo hizo adicto a los tranquilizantes.

Al final de sus días Cash era un hombre cambiado, muy acercado a la religión y que murió muy tranquilo luego de haber ido al infierno y regresado en varias ocasiones.



@elchevequebb para @Culturizando



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Comparte!